EL ESCRITOR

El escritor, alimenta su vocación, a través de la expresión del lenguaje escrito. Se retroalimenta con los vocablos. Pero, en la mayoría de los casos el artista, necesita potenciar su creatividad y marcarse un ritmo. Debe reconocer, esa "voz interior" que le va dictando. Llámala inspiración, musa o como más te plazca.
Para lograr sus objetivos, deberá ser consciente de su momentos de catarsis, pero también de sus instantes de "lagunas". El bloqueo, está latente.
Infinidad de borradores, invaden su mente y su mesa; pero no surge nada que le convenza a empezar o  avanzar.
Todo artista, necesita su espacio. Pero, siempre es bueno contar con el equilibrio y la conciencia suficiente, para abordar con más eficacia las adversidades. 
¡Ahí entraría, el Coach literario!
El Coach Literario
El papel del coach literario, se basa en desarrollar las capacidades del escritor, ampliar su creatividad, motivar su inspiración y orientarlo para que plasme sobre el papel, y con acierto; sus ideas. De manera que pueda representar su mundo interior de forma palpable y visible. El coach ayudará al escritor a organizar sus ideas, pulir sus escritos y acompañarle en su momento creativo hasta formalizar su vocación; introduciéndose en el difícil mundo de las letras.
El coach literario es un orientador, un compañero de viaje,  que ayuda a otro en la consecución de sus objetivos desarrollando al máximo su rendimiento en determinado campo o área de su vida. En este caso, el de la literatura. 
Conviene que el coach se comprometa con el escritor antes de que éste último comience a expresar sus ideas. Es decir, antes de comenzar con la ardua tarea de escribir. Primero, el coach ayudará al coachee a valorar si la idea que quiere desarrollar es viable.
 
Deberá crear un ambiente de sinceridad entre ambas personas. Comenzar con la búsqueda de ideas. Más tarde, el coachee responderá a las preguntas claves de su orientador y comenzará a esbozar los primeros borradores.
 
El coach acompañará en todo momento al coachee literario hasta lograr sus objetivos.
Deberá motivar, orientar y ofrecerle una serie de herramientas que le ayudarán a pulir su oficio y a “ahuyentar” a esos fantasmas, que no son más que disfraces de la excusa.
El coachee deberá adquirir un compromiso consigo mismo y conseguir unos hábitos y una costumbre de trabajo para que su proceso llegue a buen fin. Una vez que el coachee consiga finalizar sus objetivos, habrá concluido el trabajo del Coach literario.
METODOLOGÍA
Una vez se acuerde un compromiso de alianza, se comenzará por resolver un cuestionario para que el Coach obtenga información personal del escritor. Se realizarán una serie de ejercicios y preguntas poderosas.
Una vez que haya aprendido a escuchar su voz interior comenzará con el proceso de creación literaria. El coach le aportará los conocimientos y las herramientas necesarias para facilitar el trabajo al escritor y reafirmar su oficio.